Nuestras apps están creadas, diseñadas y desarrolladas para ser utilizadas como herramientas de salud, herramientas que posibiliten la telemedicina o la posibilidad de tener su profesional en el bolsillo.

La eSalud incluye como uno de sus elementos fundamentales la telemedicina, ¿pero qué es telemedicina? Para la Organización Mundial de la Salud es el suministro de servicios de atención sanitaria, en los que la distancia constituye un factor crítico, por profesionales que apelan las tecnologías de la información y comunicaciones con objeto de intercambiar datos para hacer diagnósticos, mejorar e indicar tratamientos y prevenir enfermedades y heridas.Healthy Blue Bits

Nuestras aplicaciones permiten mejorar la comunicación entre profesional y el paciente. El paciente es el principal beneficiario de esa cercanía, ya que, al menos, tiene el beneficio de la cercanía, aunque sea virtual, y, además, del aumento de calidad de la prestación, ya que el profesional puede acceder a información que de otra manera no tendría y realizar labores de prevención, monitorización y tratamiento de forma proactiva en base, logrando con ello mejorar la salud de su paciente trabajando juntos por ello, como un equipo, pero sin que este tenga que invertir tiempo en desplazamientos hasta la consulta tradicional.

El empleo de la telemedicina se ha ido popularizando tanto para los pacientes como para los profesionales de la salud. Por nuestra parte, desde , trabajamos para aumentar la efectividad y calidad del fruto de esa comunicación. En este sentido hemos creado soluciones que aportan un factor diferenciador respecto a otras a partir de facilitar a los pacientes compartir con el profesional de la salud la mayor información posible con el menor esfuerzo. ¿Cómo? A través de compartir sus carpetas de salud. De esta manera el profesional tiene en la información registrada por el paciente día a día relativa a su actividad física, su adherencia a los tratamientos, sus indicadores principales de salud, etc. una excelente base sobre la que recibir la consulta del paciente, sin tener más que confirmar aquello que considere relevante, pero ahorrando preguntas innecesarias, optimizando tiempo y aumentando la calidad de la prestación.